Llegó abril y con él, un nuevo periodo de gestión de episodios críticos, estos primeros  cuatro días, los pronósticos de calidad del aire se han mantenido buenos, ayudados por el viento sureño que, a veces, parece limpiar hasta la memoria. Fue la semana pasada cuando anunciamos las medidas para afrontar la contaminación, liderados por la Intendente, todos los sectores nos alineamos en bloque, para presentar lo que cada uno podía aportar para hacer frente a este invierno: diversificación de la matriz, recambio, envolvente térmica de viviendas y educación ambiental. Desde nuestra vereda, iniciamos el proceso de recambio de calefactores, poniendo más de 2000 artefactos a disposición de nuestros vecinos coyhaiquinos. En el ejercicio de incentivar a las personas al recambio, hemos recorrido juntas de vecinos, agrupaciones de adultos mayores, organizaciones sociales, ferias y medios de comunicación, recogiendo preguntas, mitos y algunas frases que nos llenan de esperanza “el recambio me cambió la vida”, “todos debemos aportar a la descontaminación” “gracias por la oportunidad”… Sin embargo, aún nos queda un largo camino para motivar a aquellos que aún no dan un paso hacia una calefacción menos contaminante. Si bien con los recambios postulados para este año, alcanzaremos el 65% de la medida propuesta en el  Plan de Descontaminación, sin el apoyo de una ciudadanía consciente, toda la inversión que propongamos como Gobierno no hará mayor diferencia.

Como no podemos depender del clima, ni del caminar pausado de las voluntades, nuestro plan de descontaminación cuenta con un aliado que sí nos permite controlar, mediante restricciones, la mala calidad del aire. Con la publicación en el diario oficial del decreto de alerta sanitaria, hoy, desde la SEREMI de Salud, damos inicio a este periodo que regirá desde el 4 de abril hasta el 30 de septiembre y que tiene recomendaciones y medidas restrictivas en episodios de alerta, preemergencia y emergencia ambiental.

Tal como lo establece el PDA MP 2,5 aun en contraloría, la alerta sanitaria por MP 2,5  restringe en este periodo el uso de chimeneas de hogar abierto en viviendas; la quema de rastrojos y residuos de poda en la vía pública y también el uso de más de un caño con humo visible en la vivienda. Así como también hace recomendaciones en el auto cuidado respecto a la intensidad de la actividad física individual en estos días de altos índices de contaminación. Con este instrumento normativo, podemos proteger a la población del contaminante más dañino que es el material particulado fino, sin embargo creemos que el peor contaminante es la desinformación y la indiferencia frente a un tema tan importante de salud pública, como es nuestro aire.

Nuestros esfuerzos están enfocados en cumplir nuestros compromisos y del mismo modo esperamos que los ciudadanos se sumen a nuestras medidas, en conciencia y responsabilidad para un plan que, ya sabemos, no resolverá esta problemática inmediatamente, pero que retrasa su solución con cada titubeo, espera y falta de adherencia, no podemos depender del viento, todos descontaminamos Coyhaique.

Por Mónica Saldías de la Guarda
Seremi del Medio Ambiente

X
X